Archive for 30 junio 2010

Hermafrodito – Ovidio

30 junio, 2010

La metamorfosis de Hermafrodito y Salmacis (1520), Jan Gossaert  (Mabuse)

Entonces en verdad complació él, y de su desnuda figura por el deseo
Sálmacis se abrasó; flagran también los ojos de la ninfa
no de otro modo que cuando nitidísimo en el puro orbe
en la opuesta imagen de un espejo se refleja Febo;
y apenas la demora soporta, apenas ya sus goces difiere,
ya desea abrazarle, ya a sí misma mal se contiene, amente.
Él, veloz, con huecas palmas palmeándose su cuerpo
abajo salta, y a las linfas alternos brazos llevando
en las líquidas aguas se trasluce, como si alguien unas marfileñas
estatuas cubra, o cándidos lirios, con un claro vidrio.
“Hemos vencido y mío es” exclama la náyade, y toda
ropa lejos lanzando, en mitad se mete de las ondas
y al que lucha retiene y disputados besos le arranca
y le sujeta las manos y su involuntario pecho toca,
y ahora por aquí del joven alrededor, ahora se derrama por allá;
finalmente, debatiéndose él en contra y desasirse queriendo,
lo abraza como una serpiente, a la que sostiene la regia ave y
elevada la arrebata: colgando, la cabeza ella y los pies
le enlaza y con la cola le abraza las expandidas alas;
o como suelen las hiedras entretejer los largos troncos
y como bajo las superficies el pulpo su apresado enemigo
contiene, de toda parte enviándole sus flagelos.
Persiste el Atlantíada y sus esperados goces a la ninfa
deniega; ella aprieta, y acoplada con el cuerpo todo,
tal como estaba prendida: “Aunque luches, malvado”, dijo,
“no, aun así, escaparás. Así, dioses, lo ordenéis, y a él
ningún día de mí, ni a mí separe de él.”
Los votos tuvieron sus dioses, pues, mezclados, de los dos
los cuerpos se unieron y una faz se introduce en ellos
única; como si alguien, que juntos conduce en una corteza unas ramas,
al crecer, juntarse ellas, y al par desarrollarse contempla,
así, cuando en un abrazo tenaz se unieron sus miembros,
ni dos son, sino su forma doble, ni que mujer decirse
ni que muchacho, pueda, y ni lo uno y lo otro, y también lo uno y lo otro, parece.
Así pues, cuando a él las fluentes ondas, adonde hombre había descendido,
ve que semihombre lo habían hecho, y que se ablandaron en ellas
sus miembros, sus manos tendiendo, pero ya no con voz viril,
el Hermafrodito dice: “Al nacido dad vuestro de regalos,
padre y también genetriz, que de ambos el nombre tiene,
que quien quiera que a estas fontanas hombre llegara, salga de ahí
semihombre y súbitamente se ablande, tocadas, en las aguas.”
Conmovidos ambos padres, de su nacido biforme válidas las palabras
hicieron y con una incierta droga la fontana tiñeron”.

Metamorfosis, Libro IV, Sálmacis y Hermafrodito

La Gran Academia de Lagado

24 junio, 2010

L. Quintanilla, La Gran Academia de Lagado

I went into another chamber, but was ready to hasten back, being almost overcome with a horrible stink.  My conductor pressed me forward, conjuring me in a whisper “to give no offense, which would be highly resented;” and therefore I durst not so much as stop my nose.  The projector of this cell was the most ancient student of the academy; his face and beard were of a pale yellow; his hands and clothes daubed over with filth.  When I was presented to him, he gave me a close embrace, a compliment I could well have excused.  His employment, from his first coming into the academy, was an operation to reduce human excrement to its original food, by separating the several parts, removing the tincture which it receives from the gall, making the odour exhale, and scumming off the saliva.  He had a weekly allowance, from the society, of a vessel filled with human ordure, about the bigness of a Bristol barrel.

(Entré en otro cuarto, pero me eché atrás enseguida por un hedor terrible que casi me tumba. Mi acompañante me empujó adelante suplicándome en un susurro que no diera motivo de ofensa, que se tomaría muy a mal, así que no me atreví ni a taparme la nariz. El proyectista de esta celda era el investigador más antiguo de la Academia. La cara y la barba las tenía de un amarillo pálido, las manos y la ropa completamente embadurnadas de porquería. Cuando nos presentaron me dio un abrazo muy fuerte, cortesía que bien le hubiera excusado. Su ocupación desde que llegó a la Academia era un procedimiento para convertir el excremento humano en el alimento que originalmente es, separando los diversos componentes, retirando el tinte que le da la bilis, haciendo que el olor se evaporara y purificándolo de la saliva. Recibía de la Sociedad la donación semanal de un recipiente lleno de heces humanas del tamaño de un tonel de Bristol.)

Jonathan Swift, Gulliver’s Travels, Part 3, Chapter 5.

WuKongMangMangRan – Manabu Yamanaka

16 junio, 2010


For reasons unknowable, not every life is welcomed into this world. And yet for a fleeting moment this tiny embryo, barred from admission before ever having the chance to utter its first cry, bequeathed to me an everlasting image of its perfect beauty. Manabu Yamanaka sobre su serie WuKongMangMangRan.

Por alguna razón inexplicable, no toda vida es bienvenida a este mundo. Y aún durante un breve momento, este diminuto embrión excluido del mundo aún antes de tener la posibilidad de articular su primer grito, ha dejado en mí una imagen imperecedera de su perfecta belleza.

Manabu Yamanaka is a photographer whose work is distinctly disturbing. Disturbing because the five series he’s accomplished thus far –Arakan, Fujohkan, Gyahtei, Dohshi and Jyoudo– all focus on societal outcasts, like street people, the elderly and the physically deformed. Distinct because he chooses his subjects according to how well they personify certain tenets of Buddhism; primarily the disregard of the flesh for transcendent spiritual aims. Aileen Torres.

Aileen Torres: Each series of photos has subjects that are atypical -each group is outside of mainstream society, either by choice or chance-. What compels you to photograph these people?

Yamakata: A Buddhist concept: “Everything in this world has bodhisattva” [a divinity that] transforms into a human being or thing and comes to us to save [us from] our suffering. I think that things people don’t want to look at give a message to us. The subjects I chose in the past are beggars [Arakan], corpses [Fujohkan], old women [Gyahtei], handicapped people [Jyoudo], and refugees. All the subjects are outside of mainstream society, but they give messages to us when we look at them in the life-size pictures. My quest is to seek out splendid beauty among ugliness.

Pandroginia

7 junio, 2010

Genesis P-Orridge y Lady Jaye acuñaron este término para designar un experimento vital y conceptual basado en la relación que los unía. Su principal objetivo era deconstruir las ficciones del yo. Como práctica y muestra del amor que se profesaban, ambos se propusieron parecerse lo más posible el uno al otro, en un intento de erradicar las fronteras de la identidad  de género y derruir las barreras de la individualidad. Para ello, procedieron a la modificación de sus cuerpos por medio de la cirugía plaśtica (implantes en el pecho, retoques en la nariz y barbilla, etc.) y se presentaban peinados, vestidos y maquillados de la misma manera. El ser resultante sería el pándrogino Breyer P-Orridge.

In the 1990s, P-Orridge began a collaboration with the performance artist Lady Jaye Breyer, which focused on a single, central concern—deconstructing the fiction of self. Influenced again by “cut-up” techniques and frustrated by what they felt to be imposed limits on personal and expressive identity and on the language of true love, P-Orridge and Lady Jaye applied the strategy of “cutting-up” to their own bodies, in an effort to merge their two identities, through plastic surgery, hormone therapy, cross-dressing and altered behavior, into a single, “pandrogynous” character, “BREYER P-ORRIDGE”. They embraced a painterly, gestural approach to their own bodies, making expressive and startling use of signifiers like eyebrows, lips, and breasts, in order to resemble one another as much as possible.

The work was an exercise in elective, creative identity, and a test of how fully two people could integrate their own lives, bodies, and consciousnesses, a symbolic gesture towards evolution and true union. Although Lady Jaye passed away in 2007, the project continues with Genesis embodying the entirety of BREYER P-ORRIDGE.

http://www.genesisbreyerporridge.com/bio.html